¿Cuáles son los estudios más comunes?

Cuando una persona tiene algún tipo de problema de salud lo normal es que acuda al doctor y dependiendo de que tan grave sea el asunto lo regular es que los manden a hacer estudios, sobre todo cuando no pueden detectar qué es lo que está mal y sospechan que puede ser un problema aún más grave, así que piden a los pacientes que se hagan estudios con la intención de descartar cualquier otro tipo de anomalía que tengan la sospecha de que esté presente, o bien tratarla lo más pronto posible y evitar que crezca y se convierta en algo más grave de lo que ya es.

Existen muchos tipos de estudios y cada uno de estos se realiza según lo que cada doctor vea que se presenta en el paciente, para después poder analizarlos y deducir qué es lo que tiene el paciente. La que se encarga de realizar esto es la Imagenología Diagnóstica, la cual es una profesión ética, científica y tecnológica que se dedica completamente al estudio, investigación y aplicación de radiaciones ionizantes y radiaciones no ionizantes con el fin de poder conseguir imágenes diagnósticas para después aplicarlas terapéuticamente por medio del conocimiento científico y de esta forma poder diagnosticar y tratar cualquier anomalía presente en un paciente. La imagenología Tijuana se ha convertido en uno de los medios más eficaces para descubrir enfermedades que no puedes ser detectadas con una simple consulta.

Mastografía

La Mastografía es uno de los estudios más comunes en la actualidad, y esto se debe en gran parte a que actualmente el cáncer de senos se está volviendo un caso bastante común en las mujeres, por lo que en cuanto se presenta algún síntoma o indicio de que este pueda estar presente, lo primero que un doctor hace es mandar a la mujer a realizarse este estudio. La mastografía es un estudio que se recomienda a mujeres de 40 a 69 años de edad que tiene como propósito detectar anormalidades en las mamas, que no pueden ser percibidad por medio de la observación o la palpación. El propósito principal de este estudio es la detección oportuna del cáncer de mama, buscando cualquier tipo de cambios o anormalidades en los tejidos del seno que con el tiempo pueden convertirse en cáncer. Si se descubre alguna anormalidad mediante la mastografía, es necesario realizar estudios adicionales para descartar o confirmar el diagnóstico. Este estudio consiste en tomar 2 radiografías de cada mama: de los lados y de arriba hacia abajo.

Rayos X

Los rayos X son de los estudios más comunes, estos son un tipo de radiación llamada ondas electromagnéticas. Las imágenes de rayos X sirven para mostrar zonas  del interior del cuerpo en diferentes tonos de blanco y negro. Esto es posible gracias a que los tejidos absorben diferentes cantidades de radiación. El calcio en los huesos absorbe la mayoría de los rayos X, es por esto que los huesos se ven blancos. La grasa y otros tejidos blandos absorben menos por este motivo se ven de color gris. El aire absorbe la menor cantidad, lo que provoca que los pulmones se vean negros. El uso más común de este estudio es para ver huesos rotos, sin embargo también pueden ser utilizados para otro tipo de casos, como las radiografías de tórax que sirven para detectar la neumonía.

Fluoroscopia

La fluoroscopia también es otro de los estudios más comunes y consiste en una técnica de imagen usada en medicina para obtener imágenes en tiempo real de las estructuras internas de los pacientes mediante el uso de un fluoroscopio. Un fluoroscopio consiste en una fuente de rayos X y una pantalla fluorescente entre las que se sitúa al paciente. Los fluoroscopios modernos acoplan la pantalla a un intensificador de imagen de rayos X y una cámara de vídeo, lo que permite que las imágenes sean grabadas y reproducidas en un monitor. El uso de rayos X, un tipo de radiación ionizante, exige que los riesgos potenciales de un procedimiento sean sopesados cuidadosamente frente a los beneficios esperados para el paciente. Este estudio se realiza con el fin de obtener un diagnóstico más certero y poder obtener la mejor información.