La relación comercial entre una clínica dental y el paciente

Esta relación se origina cuando una persona realiza su primera transacción con la clínica dental, es en este momento donde se forma un vínculo entre la marca y la persona que, si se trabaja de la forma correcta, podrá fortalecerse con el paso del tiempo; de tal forma que puede convertirse en un papel importante para el crecimiento de la clínica. Para poder lograr una relación funcional entre la clínica y la persona, es necesario que se comprenda el ciclo de vida para que el dentista y todos aquellos que trabajan dentro del establecimiento sepan qué estrategias deben de emplearse para mantener a los pacientes fieles a los servicios que ofrece la clínica.

¿Ciclo de vida?

Cuando hablamos de ciclo de vida nos referimos al término que se emplean en marketing para saber el proceso en el que se encuentra el cliente, es decir, todo el proceso que se genera desde los primeros segundos hasta que deja de ser cliente. Enfocándonos en el área dental, podemos decir que el ciclo de vida empieza desde que la persona se entera de existencia de la clínica o del dentista, de esta forma se genera interés. En este punto se le puede llamar prospecto.

Una vez que el interés se convierte en la compra de un servicio, es en ese momento donde se convierte en paciente. Este proceso de cliente madura y es aquí donde fielmente acude a las consultas. Una vez que se abandona este interés, la relación entre el paciente y la clínica desaparece.

4 pilares elementales de la relación paciente y marca

Obtención

Es en este paso en donde más desafíos se pueden encontrar, principalmente porque es aquí donde se deben de convencer a las personas en que formen parte de la cartera de clientes. Esto se logra cuando la clínica logra posicionarse dentro de la mente de los individuos, de tal forma, hay mayores probabilidades de que al momento de necesitar de los servicios de una clínica, vaya a aquella que esté posicionada dentro de su mente.

Para lograr este objetivo, se puede persuadir a la persona por medio de herramientas digitales como lo son las redes sociales o blogs que vinculen a la página principal de la clínica. Este tipo de medios son los más idóneos porque es posible recibir mayor retorno de inversión.

Conversión

En este punto es donde se genera interés, por lo que es necesario realizar métodos para que se convierta en cliente. Aquí es donde un software erp se convierte en un excelente aliado ya que mejora la atención al cliente y recordemos que el servicio al consumidor es necesario para que se pueda realizar una compra. Es por ello que el dentista y en sí todos los que laboran dentro deben de prestar total atención al servicio.

Retención

En esta sección en donde se desarrollarán técnicas para que el paciente forme parte de los servicios que ofrece la clínica. Para esto, es necesario generar en las personas confianza para que así sientan cierta fidelidad hacia la marca. Una de las herramientas que se pueden emplear aquí es el email marketing para poder mandarle a los pacientes información que pueda ser de su interés.

Monetización

Esta es la etapa final, en donde la persona genera una compra, convirtiéndose así en un paciente.

A pesar de que puede sonar muy sencillo, es necesario que se realicen las estrategias necesarias para que las personas se conviertan en pacientes y así formar una relación entre la clínica y la persona.