Los mitos del Botox

El botox es esta nueva tendencia que ayuda a las personas a sentirse mejor consigo mismas y a mejorar el aspecto de su piel de una forma realmente efectiva y rápida. Sin embargo existen muchos mitos alrededor de este. La toxina botulínica, mejor conocida como botox es una toxina que actúa relajando los músculos y que se encarga de detener la movilización muscular excesiva y los impulsos nerviosos. El botox comúnmente se suele inyectar en cantidades minúsculas en los músculos del rostro para de esta forma atenuar las líneas de expresión y prevenir la aparición de arrugas

La toxina botulínica ha logrado posicionarse como una de las inyecciones más populares hoy en día, sin embargo alrededor de ella han surgido varios mitos y conceptos equivocados que muchas veces provocan que las personas teman utilizarlo, mitos que deben ser aclarados para poder aprovechar al 100% los beneficios que el botox tiene para ofrecernos hoy en día. 

El botox es exclusivamente para corregir las arrugas

Al contrario de lo que muchas personas piensan el botox no es un tratamiento que quita las arrugas sino que es más bien un tratamiento que es mucho más efectivo para prevenirlo, ya que se necesita una cantidad menor de inyecciones y obviamente se consigue un resultado mucho más natural y lo bueno es que cumplirá su propósito de retrasar la aparición de arrugas cuando estás quieran empezar a aparecer en la piel. 

El botox es tóxico para el cuerpo

Es una mentira, muchas personas piensan que como el botox es una toxina, contiene la misma y causa intoxicación, sin embargo esto es algo totalmente falso, pues la concentración de la toxina que se emplea en las inyecciones es bastante baja, por lo cual resulta totalmente inofensiva y no puede propagar sus efectos fuera del área de la inyección. 

El botox deforma el rostro de forma permanente 

Uno de los mitos más grandes en torno al botox es que este te afecta de forma permanente las expresiones faciales, provocando cierto tipo de parálisis o inclusive llegando a deformar el rostro. Sin embargo esto es falso, las distorsiones en el rostro son raras y regularmente son causadas por una dosis grande de botox o por la utilización de este en un área equivocada. Cuando el botox se utiliza de forma correcta no hay forma de que cause ningún tipo de problema. 

El botox es muy doloroso y tiene efectos secundarios

A diferencia de lo que se piensa el botox en realidad no es doloroso, este se inyecta con agujas muy finas a nivel intramuscular, por lo que aunque se puede sentir una pequeña molestia cuando este está siendo inyectado, esta suele durar apenas unos cuantos segundos. Una vez aplicado pueden brotar pequeños moretones en el punto donde se inyectó, pero estos duran apenas unos días, por lo que tampoco tiene efectos secundarios. Sin embargo, como se ha mencionado es necesario que se aplique de la forma correcta para evitar cualquier problema innecesario. 

Estos son solo algunos de los mitos más comunes del botox Tijuana, si en algún momento sientes la necesidad de saber más acerca de este tratamiento preventivo para las arrugas te recomendamos que visites a un especialista que pueda asesorarte.